Como educación y mi activismo cambió la opinión de mi esposo

Articúlo original: http://www.truth-out.org/speakout/item/39326-an-almost-trump-voter-how-education-and-my-activism-changed-my-husband-s-opinion

Jueves, 2 de febrero, 2017. Danielle Morrow (traducción: Anna Cibils)

Mi esposo, Kevin, fue un casi-votante de Trump. Nosotros vivimos en el condado de Cambria, Pennsylvania, un área rural con una población de mayoría gente blanca, y es parte de la región llamada el “Rust Belt” que ha ganado tanta atención de Donald Trump y los medios este año pasado. Kevin sufre de la epilepsia, problemas con su salud mental, y artritis. El ha peleado por más de 10 años tratando de recibir Seguridad de Ingreso Suplementario (en inglés, SSI) y lo han continuamente negado beneficios.

Kevin no puede hacer trabajo de 40 horas por semana porque tiene restricciones médicas, incluyendo que no puede arrodillarse, empujar, tirar, levantar, subir y bajar escaleras, y no puede estar parado por más de 30 minutos seguidos. Hasta con estas limitaciones y una familia de cinco a quienes cuidar, todavía le negaron beneficios de discapacidad. El condado de Cambria ya tiene muy pocos empleos, y para él es casi imposible encontrar un trabajo que puede hacer.

Durante la campaña presidencial, Kevin apoyó a Trump. Yo no estaba de acuerdo con él, pero yo también podía ver lo que le resonaba: una promesa de un cambio político y de devolver los empleos. Eso es un cambio que la mayoría de nosotros queremos ver, aunque tenemos ideas diferentes de cómo llegar ahí.

El encanto de los dos, Donald Trump y Bernie Sanders, es que ellos dieron a la gente una respuesta real a la pregunta, “Quién es mi enemigo?” Para Trump, es los musulmanes, inmigrantes y los élites del gobierno; y para Sanders, es Wall Street. Los dos mensajes resonaron fuertemente con la gente en mi condado. Dónde los empleos son pocos y la gente tienen miedo que van a ser reemplazados en la economía por gente que sea más explotable. Cuando estamos en guerra constante en el extranjero y hay una oleada de noticias designadas para causar terror, la gente tienen miedo de las teorías que le presentan.

Sin ser expuestos a gente de diferentes géneros, fondos étnicos, fondos raciales, y fondos religiosos, con un sistema de educación que no enseña nuestra historia verdadera, y un limitado acceso al internet en áreas rurales, las perspectivas en nuestros pueblos son limitadas. Quizás no es correcto, pero también no es inevitable. Sanders introdujo una fuente diferente para nuestros problemas, el de los élites de Wall Street controlando el sistema para beneficiarse a ellos mismos mientras la gente pequeña sufren.

El año pasado, Kevin y yo nos unimos a Put People First! PA, una organización que está creando poder en el estado cruzando líneas de división como raza, geografía, y afiliación político para luchar por nuestras necesidades básicas como el cuidado médico, la vivienda, y la educación. Recientemente, nosotros ganemos una campaña en que demandemos que el Departamento de Seguros de Pennsylvania tenga la primera audiencia pública sobre la revisión de precios de seguros médicos, y yo sé que mientras crece nuestra comunidad, nuestras campañas van a ser más ambiciosos.

Ser parte de este proceso profundo de organización comunitaria, ha impactado mi punto de vista, y yo sé que conocer alguien como yo ha impactado los puntos de vista de los demás. Tenemos una dedicación de largo plazo entre nosotros y esto nos está sosteniendo durante el momento actual. Aprendemos de nuestras luchas, y nos apoyamos con un nivel de respeto y entendimiento que todos deberían recibir, no importa sus perspectivas ni opiniones.

Sabemos que a menos que creamos un amplio movimiento que incluye todos los que están luchando, no vamos a ganar. Entonces, gente rural y de pueblos chicos se tienen que unir con gente urbana. Personas cisgéneras uniéndose con personas transgéneras.

Respetamos la inteligencia de todos, creamos confianza a través de aprender nuestras historias, desarrollamos nuestro liderato, y estudiamos juntos. La gente de clase trabajadora y pobre son tan inteligentes como los demás. Por tener la oportunidad de aprender sobre el capital mundial y el racismo, conectamos nuestras experiencias individuales a la extensión amplia de la historia. Sabemos lo correcto y lo incorrecto, y podemos estrategizar sobre cómo cambiarlo.

En Junio 2016, un grupo nuestro de distintas partes de Pennsylvania organizó una vigilia para mi madre, que falleció de cáncer del pulmón en Octubre 2015. Aunque ella perdió esta batalla, fue el tratamiento inadecuado que causó su fallecimiento tan rápido. Nos paremos en frente de la oficina del proveedor, demandado una disculpa, y con el apoyo de gente de todas partes del estado, nos hicimos oír. Yo, mujer blanca y pobre de Johnstown, estaba parada tomada de brazos con mi amiga y miembra de Filadelfia, una mujer negra, pobre, y musulmana que llevaba puesto un hijab.

Kevin estaba en la vigilia, y aunque él tiene puntos de vista que son diferentes a los de la mayoría de nosotros, él todavía demuestra mucho apoyo para mi trabajo y entiende la razón por cual yo lucho. Lamentar una muerte en comunidad es esencial para sanar, y yo siento que mucha gente, incluyendo Kevin, se curaron en este encuentro. Puertas nuevas se abrieron, trayendo nuevas oportunidades para organizar y fortalecer conexiones. Por último, esta experiencia lo hizo muy difícil — y después imposible — que Kevin siga apoyando a Trump.

Las más conversaciones que tuvimos, lo más Kevin reveló sus dudas, cómo oír Trump decir que él quiere deportar inmigrantes, y después descubrir que la esposa de Trump es una inmigrante. Cuanto más Kevin pensaba en ello, lo más realizaba que no hay una solución fácil para los problemas que enfrentamos. Donald Trump se metió en un trabajo que le queda grande, y se le hizo obvio a Kevin que Trump no entiende ni la gente pobre — como nunca fue pobre — ni la política, las dos cosas que son fundamentales para mantener un país.

No somos rojos ni azules. No somos fichas para transacciones políticas, y la fuerza de nuestros vínculos va a resistir la clasificación, no importa si viene de los Republicanos llenos de odio o los Demócratas neoliberales. Resistiendo estas binarias no es solamente posible, si no es la única manera en que nos podemos unir los de abajo con suficiente fuerza para desafiar los de arriba.

Es posible. Y quizás ese es el mensaje de esperanza y cambio que realmente necesitamos.

“Health and dignity for everybody — not just a few.” PPF leader Farrah speaks out

On January 26th while the Republican leadership was in Philadelphia, PPF joined thousands in the streets and demanded health care. Put People First leader and fundraising team member Farrah Samuels gave a speech. Watch it here and read the transcript below!

We believe that health care is a basic human right; not a privilege

We’re fighting for all of you as a statewide organization to promote health and dignity for everybody — not just a few.

So I want to tell you my story because I believe in the power of stories like most of you. I just beat cancer — stage four. I had two forms of cancer. I had surgery the day before the election and when I woke up, Dump was in the office. I cried tears of sadness instead of joy because dump was in the office and I stood to lose everything that I had fought for.

On April Fools Day 2015, I went to the doctor. He gave me a cruel joke: He said, “You got two forms of stage-four sarcoma; you’ve got three months to live.” I said, “Doc nah those must be some alternative facts; you gas lighting me right?”

Then I began to fight.

Before that, my family and I were already enduring hardships: death of family members who couldn’t afford insurance because they had pre-existing conditions, foreclosure, lack of jobs, a stint of homelessness in which we spent a month in a tent in Amish country. I’d had a big job! I had a bigly huge salary! I went from that to a salary of $5000 a year as an adjunct professor with a master’s degree. For three people to live off of, that’s not enough to survive — it’s not enough for anything. Then you’ve got that five month waiting people for those of us who are disabled. Even though they called me a “compassionate allowance” That basically means “we think you’re about to die, and we don’t care.” It’s like the people who make the disability decisions said, “We’re going to wait. We’re going to see if you get cured or you die, because we don’t want to pay you right now, even though you’ve been paying into this system since you were 14.”

So instead of my energy being focused on my fight, I had to beg for money everyday on GoFundMe. Who’s done that before? Too many families. Without the vital lifesavers of Medicaid — which threw me a life raft when I didn’t have shit — SSPI, the ACA/Obamacare, and the friends and family and people like you who gave me a dollar here and there so I could survive those six months.

My story’s still being written, and fortunately I’m here to tell it. For all the sarcoma and cancer patients who didn’t make it because they didn’t have what I have. (Thank you President Obama.) And I’m in remission today because I had Obamacare, because I had surgery the day before the election. And don’t think that timing does not matter. I’m grateful because the reality that it is that 43,000 people a year, could die from mass genocide and science that is guided by “alternative facts.”

The pillars of our safety net that saved my life and thousands and millions of others are being dismantled by officials who receive premium healthcare, sustainable salaries, pensions. They spit and laugh at us who want the same. We deserve the same. Financial ruin for families like us is brutal. my survival so far cost me $200,000, but luckily, because of ACA I’m paying a tiny piece of it. I’d be dead trying to pay $200k on a $5k salary. everyone deserves the right to live with a decent quality of life and the right to healthcare with dignity! So what’s the prie of a life? dont think that this sis any coincidence that the sun is shining right now, because it’s been raining for a week. Our city might be tainted right now, but it’s still the city of brotherly love. We need y’all to stand up right now and Put People First!

I’m almost done y’all

I was watching this movie; they said to exist alone is to survive unfair choices. So do I pay for my health insurance as a chronically ill person, or do I put food on my table to feed my family? It’s a choice none of us should have to make but too many do. I want to remind those legislators at the Loews that no one is immune and there is no backseat for crappy life circumstances. Illness does not discriminate. In the last month, our own PFFPA family lost two of its Johnstown members, across the state, because they didn’t have quality health care. My friends, we speak your name, Bella Oliveras and Tiffany Walker, and we will continue to fight and to resist in your honor. Our Put People First aim is this this year — y’all that know football, it’s football season — go on offense, go on defense, build your healthcare rights communities; look at the power of this group of people; hold your leaders accountable. Be creative, take action. Shout out to those last night who were dancing; I was with you in spirit.

Remember healthcare is a right not a privilege. And as Kendrick Lamar said, We gon’ be alright. But only if we stand together in solidarity and resistance of inhumane governance. Independent of political party or bipartisanship. So I’m inviting you to join me and PPFPA because we and you are the ones we’ve been waiting for.

And I want to say that with the current powers and the leaderSHIT that is, a revolution just may not be televised. So we got to make it live, and we got to make it alive. Will you fight for me? I will fight for all of you. Thank you.